Mindfulness “Estar Presente”

Mindfulness “Estar Presente”

El origen del Mindfulness se puede situar hace 2.500 años en la tradición budista, y consiste en prestar atención, momento a momento, a pensamientos, emociones, sensaciones corporales y al ambiente circundante. Resumiendo Mindfulness es tomar conciencia del momento presente, “tomar conciencia de la realidad.

Tanto en psicología clínica como en la psiquiatría desde la década de 1970 han desarrollado varias aplicaciones terapéuticas basadas en el Mindfulness para ayudar a las personas que sufren de una variedad de problemas psico-emocionales, y de hecho la investigación ha descubierto que las terapias en las que se incluye el Mindfulness son eficaces, en particular para la reducción de la ansiedad, la depresión, el estrés y la neurosis.

Este tipo de trabajo se caracteriza por “aceptación” de pensamientos y emociones sin juzgar si son correctos o no-. El cerebro se enfoca en lo que es percibido a cada momento, en lugar de proceder con la normal rumiación acerca del pasado o el futuro. Lo que debió haber sido y lo que me gustaría que fuese.

Las formas más habituales de traducir Mindfulness suelen ser, Conciencia abierta y plena, Estar plenamente presente, Atención plena, Plena conciencia y consciencia, entre otras. Particularmente la que, para mi entender más se acerca y más me gusta es “Estar presente de forma plena, intencionadamente y sin juzgar”, aunque en realidad para que esté más completa la definición me gusta decir que Mindfulness es: “La capacidad que todos los seres humanos poseemos de poder estar en el presente y de recordarnos”

¿Recordarnos?, si has leído bien… “La capacidad de Recordarnos”. Recordar algo es traer al presente un hecho pasado, y recordarnos es la capacidad de traer al presente quienes somos en verdad, algo que solemos olvidar.

No podemos vivir en equilibrio, armonía y salud sin la capacidad de estar presentes. Esto es lo que nos permite recordar por dónde estamos yendo mientras caminamos, mientras transitamos y vamos haciendo nuestro camino. Nos ayuda a centrarnos en el “por dónde vamos” y no sirve como una excelente brújula cuando durante el trayecto nos hemos perdido en pensamientos, acciones, decisiones, actitudes y hábitos que nos generan una vida poco plena y satisfactoria.

Si lo que estas experimentando en tu vida no te gusta o te desagrada, quieres poder transformar tu presente y reconectarte contigo mism@, Mindfulness es una excelente herramienta, ya que te permite reconocer lo que está sucediendo mientras está sucediendo, aceptando activamente el fluir de la experiencia tal cual se está dando y pudiendo verte a ti que lugar ocupas y que papel juegas dentro del devenir de tu vida.

Yo como terapeuta, utilizo el Mindfulness, por supuesto no solo en lo personal, sino que a cada uno de mis clientes les ayudo y estimulo a ésta actividad, considero que debería ser una signatura básica, se nos debería enseñar en todos los colegios. Espero que en algún momento esto llegue.

El trabajo con Mindfulness nos permite aprender a relacionarnos de forma directa con aquello que está ocurriendo en nuestra vida, aquí y ahora, en el momento presente. Es una forma de tomar conciencia de nuestra realidad, dándonos la oportunidad de trabajar conscientemente con nuestro estrés, dolor, enfermedad, pérdida o con los desafíos de nuestra vida.

Te invito a que te hagas un “huequito” de tiempo en tu vida y lo dispongas para la práctica del Mindfulness, te puedo asegurar, sin posibilidad de equivocarme, que vas a experimentar una serie de beneficios que van más allá de lo que yo te he podido expresar con mis palabras en éste artículo.