Desde el lenguaje 3

Desde el lenguaje 3

Actos Lingüísticos 2

 

Declaraciones:

Las Declaraciones son muy diferentes a las afirmaciones, muy por el contrario de éstas, no describen nada. Generan un mundo ante nosotros, por esto, se acercan más a las Promesas, ya que abren un abanico de posibilidades y experiencias inmediatamente después de ser declaradas. Después de haber dicho lo dicho, el mundo, nuestro mundo ya no es el mismo.

Para poder entenderlo mejor te voy  a poner un ejemplo: yo soy oriundo de Argentina, naci allí y antes de que Argentina, fuese la República Argentina, era una colonia Española, mientras esto era sí,  existía el Virreinato del Rio de la Plata y las provincias unidas de Sudamérica, hasta que el 9 de julio de 1816 se reunieron un grupo de personas y llevaron a cabo la “Declaración de la Independencia”,  esta “Declaración” tenía la finalidad de disolver los vínculos políticos que le unían a España.

Seguramente había quienes no estaban de acuerdo, pero vasto la firme intención de declarar de unos pocos para que el mundo de los hasta ahora súbditos españoles, cambiase por el mundo de los argentinos independientes.

Otro ejemplo, que siempre me gusta citar es el que a todos en mayor o menor medida nos toca o ha tocado, ya sea por experiencia propia o de alguien cercano, el contraer matrimonio, …cuando el funcionario de turno dice: “os Declaro unidos en matrimonio”, la realidad de hasta ese momento, contrayentes, ha cambiado, ha cambiado su situación impositiva, social, ante los ojos de la comunidad, ante ellos mismos, etc.

Y de nada vale arrepentirse, no podemos decir: “me equivoque, en realidad no me quería casar”, ya están casados, ahora si quieren pueden poner en marcha la declaración del divorcio, pero por el momento y hasta que ésta se cumpla, están casados. Y aquí se ve el poder de una Declaración en toda regla, podrán divorciarse, pero su estado civil será de divorciados, jamás volverán a ser solteros.

Basta una declaración para cambiar nuestro mundo. Estos ejemplos, creo que son suficientes para ver el poder generativo que tiene el lenguaje.

Podemos decir que las Declaraciones nos acercan al poder de los Dioses…” hágase la luz”, y la luz se hizo…

Como vemos, las declaraciones nada tiene que ver con la capacidad compartida de la observación, como pasaba con las afirmaciones. Más bien, están relacionadas con el poder, con el poder de formularlas y el poder de hacerlas cumplir.

Este poder, el necesario para hacer una declaración, puede ser auto-otorgado u otorgado por terceros, por ejemplo, en el caso haber contraído matrimonio, “alguien le otorgó” el poder al funcionario de turno para celebrar bodas civiles y nosotros dimos como valido y aceptamos ese poder.

En el caso de la “Declaración de Independencia”, posiblemente ellos se otorgaron el poder de hacerlo, respaldados o no, ellos creían firmemente en que tenían el poder de Declarar y de hacer cumplir la Declaración.

Ahora que pasa si el vecino, que es panadero, un día cualquiera que me lo encuentre por la calle me dice: “a ti y a tu pareja os declaro desde este momento, unidos en matrimonio”, evidentemente no solo no será un matrimonio valido ante la ley, sino que ante nosotros tampoco, ya que no “le hemos otorgado el poder de Declarar”.

Tan importante como el poder de la Declaración, es el poder que nos otorgamos u otorgamos a otros para manifestar una Declaración.

Dentro de las Declaraciones hay varias, aunque las importantes o “Declaraciones Fundamentales”, y son:

  • La Declaración del NO,
  • La Declaración de SI
  • La Declaración de la IGNORANCIA
  • La Declaración de GRATITUD

Estas Declaraciones no se apoyan en el poder o autoridad social, por el contario se sustenten en el poder, autoridad y dignidad personal.

  

Declaración del NO:

Dentro del mundo de las Declaraciones, ésta es una de las más, si no la más importante que un individuo puede formular.  Por medio de la “Declaración del NO”, afianzamos nuestra legitimidad y autonomía como personas, por lo que podemos inferir que es la Declaración en la que se sustenta la dignidad del ser humano.

De hecho, muchos de los mártires, héroes, santos y personalidades relevantes para la historia han trascendido gracias a que han dicho NO. No a lo establecido, No a lo que se les imponía, No a un mandato, No a lo que se esperaba de ellos, etc. aunque tuviesen que pagar con sus vidas el ejercer este derecho. El derecho a decir NO.

Es más, como será, que es un derecho fundamental para el afianzamiento de la dignidad humana que hay dos instituciones sociales que se basan en el derecho del No: La democracia y el Libre Mercado. En una democracia uno puede oponerse a lo que cree que no es justo o no comparte, en un mercado libre uno puede decir “eso No lo compro, eso No lo quiero”

Todo régimen totalitario, lo primero que hace para poder instalarse y mantenerse es anular la posibilidad de “No estar de acuerdo”. De decir NO.

Es por ello que cada vez que pensemos y/o sentimos que debemos decir No, y “no lo hacemos” vemos mermada y comprometida seriamente nuestra dignidad, cada vez que digamos No y no seamos escuchados, no nos sentiremos respetados.

Por esto, decimos que la declaración del No es la que define el respeto que nos tenemos a nosotros mismos y por ende el que los demás nos tienen.

 Declaración del SI:

Esta declaración es una declaración que, digamos… actúa por omisión. La vida es un abanico de opciones siempre abierto y cuando no decimos “No”, parece que estamos diciendo “Si”. Por esto es que se suele decir que el que: “el que calla otorga”.

Pero el Si tiene un componente muy importante que merece la pena destacar, y es “el valor del compromiso o de la palabra”. Desde el momento en que decimos “Si” o su equivalente “Acepto”, asumimos un compromiso, y si a esto le añadimos lo que he escrito en el artículo DESDE EL LENGIAJE…I, que somos seres lingüísticos, pocas cosas afectarían mas a nuestra identidad que el decir Si y no actuar en consecuencia o mejor dicho coherentemente.

Hasta qué punto se ve afectada nuestra identidad, que cuando una persona tiene por norma decir Si a algo, con lo que asume un compromiso y no cumple con ello, lo identificamos como poco o nada fiable, irresponsable y hasta mentiroso. Y todos estos calificativos asociados a la identidad: “Fulanit@ ES…mentiros@, irresponsable, incumplidor/a,” … etc.

Declaración de IGNORANCIA:

Hay una frase que a muchos cuesta decir: “No sé”,  esta frase aparentemente poco importante pero difícil de expresar por muchos, entraña algo  más profundo que un simple “No sé”.

Si hacemos un repaso, la experiencia nos demuestra que en una multitud de ocasiones solemos decir o presumir que “sabemos algo”, para pronto darnos cuenta cuan ignorante somos respecto a lo que presumíamos saber. Otra cosa, es que lo exterioricemos o no.

Pero el verdadero problema no radica en “no saber”, si no en “no saber,  que no se sabe”, y cuando se da este fenómeno es cuando se cierran las puertas a toda posibilidad de aprender,  de crecer, de evolucionar, de transformarse…

De hecho, hay quienes prefieren “morir diciendo que saben tal o cual cosa”, antes que reconocer su ignorancia y darse la posibilidad de aprender.

Esto nos revela que el Declarar “No sé”, es el primer peldaño para el ascenso del aprendizaje. El hacer la declaración de “No sé”, implica que tenemos acceso a esa área maravillosa de darnos cuenta (ser conscientes) de que “se, que no sé”, y una vez que “se, lo que no sé”, puedo Declarar: “Aprenderé” y gracias a todo lo aprendido se abre ante mí un mundo nuevo, antes inexistente.

Gracias a esta Declaración, “No sé”, se ponen en marcha las fuerzas motrices más poderosas en todo proceso de transformación personal y por consiguiente de la “Creación de quiénes somos”, el continuo aprendizaje.

Declaración de GRATITUD:

El agradecer o decir “Gracias”, a simple vista no parece una declaración al uso, más bien podría parecer una expresión más, o como mucho, la exteriorización de un sentimiento. Esto va a depender de cómo digamos “Gracias” o agradezcamos. Si lo decimos como “quien oye llover” o por un convencionalismo social de buenas costumbres, poco declarativo será ese “Gracias”.

Pero si encuadramos ese “Gracias” dentro de un acto declarativo de celebrar todo cuanto tenemos, todo lo que la vida nos da y todo cuanto los demás han hecho por nosotros, la cosa cambia.

Cuando alguien que se ha comprometido con nosotros a tal o cual cosa, cumple con ello o simplemente hace lo que debía de hacer y nosotros nos mostramos agradecidos y lo expresamos con un sincero “Gracias”, con esto acto no solo estamos reconociendo su hacer, estamos también construyendo un vinculo diferente al que teníamos antes con esa persona, ya que se siente retribuida, y también le estamos reforzando su actitud y motivándole a que siga cumpliendo con lo que promete.

El no agradecer, puede generar en quien haya hecho algo por nosotros una sensación de vacío, de no reconocimiento, pudiendo incluso expresar algo así como: “…y después de todo lo que hice, ni siquiera me ha dado las gracias”, esta actitud de “no agradecer” puede generar incluso resentimiento, y en un futuro si esa persona puede evitarlo, no contaremos con su ayuda.

De hecho, hay culturas en las que se celebra “el día de acción de gracias”, este día, como ven tiene un nombre realmente curioso “acción de gracias”, la “acción de agradecer y el agradecimiento que genera acción”.

En este día se reúne la familia y/o amigos y se agradecen mutuamente, todo lo que unos hacen por otros y agradecen a la Vida, a Dios, al Universo, dependiendo de las creencias religiosas de casa uno, por todo lo que han recibido ese año y hacen la promesa de cumplir con ciertos propósitos (generando acciones futuras).

Este es un contexto totalmente diferente y en el cual no podemos dejar de reconocer el poder generativo de la Declaración de GRATITUD.

Estas cuatro declaraciones:

La Declaración del NO, La Declaración de SI, La Declaración de la IGNORANCIA , La Declaración de GRATITUD … cuatro Declaraciones que pueden transformar tu vida…ejercitarlas y ejercerlas son un derecho fundamental de todo ser humano.