De trenes, paisajes y vida circulares

De trenes, paisajes y vida circulares

Tómate 5 minutos, solo 5 minutos y piensa en tu vida, pero piensa en ella como si se tratase de un viaje en tren… y tienes tooooodo el tren para ti sol@, puedes cambiarte de asiento cuantas veces quieras, en el primer vagón, en uno intermedio, e incluso podrás ubicarte en el ultimo.

Podrás mirar por unas ventanillas, por las del lado opuesto, puedes sentarte a favor del sentido en que se desplaza el tren o en sentido contrario y viajar de espaldas… en realidad no sabes dónde se dirige ese tren solo sabes que se mueve… y si comienzas a observar y a poner especial atención y a salir de ese sopor que da el hipnótico traqueteo del tren, ves el paisaje por las ventanillas y caes en la cuenta de que te resulta familiar, conocido…

Es el mismo paisaje pero lo has visto de diferentes ángulos…¿Piensa cuantas situaciones se han repetido a lo largo de tu vida, con diferentes actores y escenografías, pero con el mismo guión…?

Es en este momento cuando te das cuenta que estas viajando en círculo…. ¿Ahora, la vía es circular o no has vistos los desvíos que te lleven a otros destinos?

En realidad no hay vidas circulares, las hacemos nosotros… si entendemos la vida como una consecución de tiempo y teniendo en cuenta de que el tiempo es lineal… las vidas también son lineales…

En realidad te has encontrado con un montón de bifurcaciones a lo largo del recorrido, pero no las has visto o si las has visto, no has considerado decidirte por esos desvíos… ¿Por qué? ¿A caso el paisaje conocido te daba cierta seguridad de saber dónde estabas y de que venía luego…? Es muy probable…

La primera tentación (autoengaño) es pensar… bueno, he visto pequeños desvíos, pero no creo que me lleven muy lejos de aquí…

Puede ser cierto que a primeras vistas un pequeño cambio de sentido en el recorrido del tren de tu vida te pueda parecer insignificante, pero cuanto más te mantengas en ese nuevo recorrido, más te alejaras de la trayectoria anterior. Transcurrido un tiempo… un año quizá, te encontrarás en un territorio completamente distinto.

Cuanto más significativo sea el cambo de dirección que hagas, menos tiempo necesitaras para llegar a un escenario distinto, y poder conocer nuevos paisajes… cambiar tu vida.

Todo lo que necesitas es mantenerte es ese nuevo recorrido, aunque el viejo trate de seducirte con promesas de comodidades conocidas, como, “más vale malo conocido…que bueno por conocer .Pero, ¿hay algo relamente malo en el nuevo recorrido…?  en realidad hay un vastísimo paisaje por descubrir… PIÉNSALO y PRUEBA…