Crisis… que podemos hacer?

Crisis… que podemos hacer?

 

Hoy en día el mundo está en crisis, y nosotros con él. En una macrocrisis, compuesta de varias crisis… crisis energética, ambiental, social, de seguridad, económica, humanitaria, política…. etc. pero también nos encontramos ante un momento ideal y propicio para cambiar de rumbo,  o bien, es el momento ideal para continuar sufriendo y quejándonos y hablando acerca de por qué está tan mal todo, de hacer diagnósticos, de intelectualizar lo que sucede y no actuar. Perpetuando de éste modo la crisis.

Este es un momento también donde debemos estar atentos al desánimo y la frustración individual y colectiva. Quienes están detrás de toda esta macrocrisis, intentan perpetuar éste sentir para que tiremos la toalla y finalmente nos convenzamos de que nada se puede cambiar.

Si bien es muy sano validar las emociones y sentimientos que los seres humanos experimentamos, también es imperativo recordar que:

  • “Allí donde se pone la atención, eso es lo que crece”
  • “Aquello que se combate, siempre en mayor o menor medida nos va a dañar”
  • “La ignorancia, es una magnífica asesina”

¿Qué quiero decir con todo esto?… sencillamente que, si ignoramos aquellas imágenes, personas,  programas de tv., vídeos en Facebook y demás redes sociales que son tóxicas, nocivas y que lo que nos generan es desasosiego y malestar; y por el contrario tomamos contacto con todo lo constructivo que sucede en el mundo, y que es muchísimo!!!, y  que no tiene casi prensa, eso es lo que vamos a alimentar con nuestra energía, eso es lo que va a crecer.

Con esto no quiero decir que debemos ignorar la realidad de lo que sucede, creo que es importante estar informado acerca de lo que pasa en el mundo en que vivimos, pero no debemos olvidar que:

  • “Toda información, más allá de dar a conocer un hecho, persigue generar algo en el lector”
  • “El 90% de una noticia retrata a quien la escribe y de para que la escribe, y solo el 10% del texto tiene que ver con el hecho noticiable”

No hace falta arremeter contra programas televisivos o de radio tóxicos, solo hay que ignorarlos, ignorar todo aquello que consideremos dañino, páginas de Facebook, programas de radio, personas, prensa, etc. y solos comenzaran a perder fuerza de impronta en nuestras vidas, pronto se desvanecerán de nuestra realidad.

Hay un sector de la población que se encuentra en un estado de ánimo de resignación bastante generalizado. Suelo escuchar a personas que dicen: “está todo mal, pero yo no puedo hacer nada para que la situación cambie”… esto es absolutamente falso, es un inmovilismo muy nocivo y por supuesto muy cómo también, es mas fácil quedarse sin hacer nada y criticar lo mal que lo hacen otros. Si tú cambias la manera de actuar, cambia tu entorno, y eso ya es estar haciendo algo que tiene efectos inmediatos.

Debemos recordar a Einstein que dijo:

“El mundo tiene problemas que no pueden ser resueltos pensando en la forma en que pensábamos cuando los creamos”.

Por tanto, debemos comenzar a pensar, y más importante aún, actuar diferente. En esta tarea  puede que acertemos o que nos equivoquemos, pero en ambos casos hemos avanzado, porque hemos roto el patrón de pensamiento que nos tenía atrapados hasta entonces es esa situación. En el caso de acertar, todo perfecto. Si por el contrario no equivocamos y obtenemos un resultado no esperado, tenemos la opción de volver a cambiar de rumbo tantas veces sea necesario o estimemos oportuno.

En éste tipo de cambios de paradigmas personales, trabaja el Coaching, es una herramienta ideal para poder cambiar la dirección de nuestro camino. Para girar el timón de nuestro barco y que el viento hinche las velas y nos conduzca a tierras más firmes y prósperas.

Todo el mundo tenemos derecho a quejarnos de tal o cual cosa, pero la pregunta que te hago es:

“¿Qué estás haciendo, que no sea lo mismo de siempre, para para cambiar la situación?”